Parlamento rechaza que se paralicen los planes lingüísticos

NATV
-

El pleno del Parlamento de Navarra ha rechazo este jueves con los votos de PSN, Geroa Bai, EH Bildu, Podemos e I-E una moción de Navarra Suma para pedir al Gobierno que paralice los planes lingüísticos en la administración.

La iniciativa reclamaba la "paralización inmediata" de los planes lingüísticos del Gobierno y sus organismos autónomos por "discriminar" y "vulneración" la igualdad de oportunidades en el acceso a la función pública, ha dicho el parlamentario Carlos Pérez Nievas, quien ha subrayado que este punto de vista es "el de la inmensa mayoría" de los navarros.

"Es imprescindible" ha afirmado, y sostenido que "el euskera es una lengua que tiene que ser protegida, promocionada y no utilizada en el debate político", pero "no vamos a amedrentarnos" porque "esto es desproporcionado" y "no van a poder" modificar lo que ya se ha hecho con base en estos planes.
Parlamento rechaza que se paralicen los planes lingüísticosParlamento rechaza que se paralicen los planes lingüísticos - Foto:
Ha defendido así "sentido común" y "el derecho" de poder acceder a plazas publicas que atienden "al cien por cien de la población" sin ser vascoparlante, por lo que ha pedido a la presidenta María Chivite que solucione "este desaguisado", esta "manipulación política de primer orden".

Tras negar que con anteriores gobiernos el euskera haya sido "ninguneado", Pérez Nievas ha rechazado que la sociedad se tenga que ver "obligada a aceptarlo como requisito" por la "obsesión" de los nacionalistas, que lo usan "como arma política", una postura que ha advertido "genera rechazo" entre la ciudadanía.

En contra de la moción, la socialista Inmaculada Jurío le ha recordado a Pérez Nievas sus diferencias pasadas con UPN en materia de euskera y rechazado que el PSN pretenda "euskaldunizar" Navarra.

"Actuaremos con base en un acuerdo programático, que se refiere al euskera, sin complejos y en el que nos sentimos cómodos" porque "nos vamos a mantener dentro de la Lorafna y la Ley del Euskera", ha dicho.

Tras asegurar que en el PSN "nunca hemos demonizado el euskera", Jurío ha destacado que con el actual Gobierno los planes lingüísticos del anterior "decaen" por "la pura lógica de unas estructuras nuevas".

"Se harán otros" planes lingüísticos, ha indicado, pero también ha recordado que las plazas con euskera preceptivo aprobadas por el anterior Ejecutivo se determinaron "respetando los derechos inherentes de los funcionarios".

Jabi Arakama, de Geroa Bai, ha asegurado que "esta película ya la habíamos visto, la enésima utilización del euskera por la derecha navarra", a la que ha acusado de utilizar como único dato que solo el 6,6% de la ciudadanía hable euskera de forma habitual, olvidando a quienes lo usan aunque sea con menos frecuencia.

Y es "obligación de las administraciones garantizar los derechos lingüísticos de la ciudadanía", ha puntualizado antes de apuntar que sin embargo "siguen azuzando el tema porque les sale rentable" pese a "la crispación".

Por EH Bildu, Bakartxo Ruiz, ha comentado que esta es la primera moción presentada por NA+ en esta legislatura, "el mantra" de la formación con el que "están manipulando las cosas" y "manipulando descaradamente los datos" de vascohablantes y de la puestos en los que se exige esta lengua.

Por ello, ha advertido, "no vamos a aceptar ningún tipo de retroceso" en los "pasos importantes" que en relación con el euskera se dieron en la pasada legislatura, a pesar de que "no fuimos capaces de dar pasos estructurales, superar la zonificación y hacer una nueva ley del euskera".

Ainhoa Aznárez, de Podemos, ha insistido en que éste tema es "un mantra" de Navarra Suma, defendido el derecho de los ciudadanos a dirigirse a la administración en el idioma que elija, y aseverado que la normativa vigente fue negociada con los sindicatos y avalada por el Consejo de Navarra y la Comisión Foral de Régimen Local.

La portavoz de Izquierda-Ezkerra, Marisa de Simón,se ha preguntado "por el interés y la intención de Navarra Suma con esta moción" cuando el decreto del uso del euskera tuvo "un consenso muy amplio y ahora toca determinar los perfiles lingüísticos de cada puesto, sabiendo que ningún funcionario va a perder el suyo".