Rubén Martínez recibe el alta 87 días después de lesionarse

Gonzalo Velasco
-

Después de que la semana pasada dos jugadores de Osasuna tuvieran que pasar por quirófano, Chimy Ávila y Kike Barja, los rojillos recibían una buena noticia por parte de los médicos del club. Rubén Martínez recibía el alta después de casi tres meses.

Rubén Martínez recibe el alta 87 días después de lesionarse - Foto: @Laliga

La situación del meta gallego no es sencilla. Había sido el portero titular de Osasuna desde su llegada hace dos veranos. La grave lesión de Sergio Herrera en la recta final de la temporada anterior propició su fichaje. Y después de que se perdiera los dos primeros partidos por problemas físicos, Rubén Martínez se adueñó del marco rojillo hasta su lesión a mediados del noviembre pasado. Fue el arquero en el histórico ascenso, con campeonato de Segunda división incluido, del año pasado y estaba siendo titular hasta la fatídica jornada 13. A pesar de su recuperación, el guardameta tiene difícil volver al once pues Sergio Herrera está alcanzando un gran nivel desde su vuelta a los terrenos de juego. No en vano, el burgalés es candidato a mejor jugador del mes de enero. Además, Rubén Martínez acaba contrato en junio. El tercero en discordia, Juan Pérez, ha cuajado buenas actuaciones cuando le ha tocado ponerse bajo los palos y es un portero por el que el club apuesta. Eso sí, este miércoles se retiraba por culpa de un esguince de tobillo.

LATO TAMBIÉN ESTÁ DISPONIBLE

El jugador cedido por el Valencia también recibió el alta después de que sufriera una lesión a los pocos días de incorporarse a Osasuna en el mercado invernal finalizado hace menos de una semana. El defensa recaló en Pamplona con la idea de dar descanso a Estupiñán, que lo viene jugando prácticamente todo. Sin embargo, el imprevisto sufrido no le permitió debutar en los partidos de Copa del Rey; competición de la que Osasuna quedó apeado en San Sebastián.

BARJA CORRIÓ POR EL CÉSPED

Quien aún ha tenido peor suerte en los últimos tiempos ha sido Kike Barja. El jugador se recuperaba recientemente de una grave lesión de rodilla y cuando comenzaba a contar para el entrenador Arrasate, así lo hizo en Copa del Rey, el extremo era operado de urgencia de una apendicitis. Pocos días después de la intervención, el navarro se asomó por uno de los campos de las instalaciones de Tajonar para realizar carrera continua.