Las vidrieras del Señorío de Bertiz relucen 30 años después

NATV
-
Las vidrieras del Señorío de Bertiz relucen 30 años después - Foto: Gobierno de Navarra

El Gobierno de Navarra ha restaurado la vidriera modernista que cierra parcialmente la marquesina adosada a la capilla del antiguo Señorío de Bertiz, y que por fin ve la luz por primera vez después de 30 años guardada a la espera de su restauración.

El proyecto ha sido realizado por las empresas especializadas Harri(d)ura y Vitrales Mikel Delika y ha contado con 33.000 euros de presupuesto.

Con motivo de su presentación, se ha abierto al público la exposición temporal ‘La luz de Bertiz’, que explica y contextualiza, tanto el proceso de restauración de la vidriera, como al variado conjunto de vidrieras históricas que conserva el Parque Natural de Bertiz en el palacio, la capilla y el palacete de Aizkolegi.

Se trata de una alegoría de las estaciones, con una representación idealizada del paisaje de la comarca y sus variaciones plasmadas en los 26 paneles de la vidriera recién restaurada. 13 de ellas llegan a superar los casi dos metros de altura y las otras 13 son de menor tamaño. Constituyen uno de los más elocuentes ejemplos de vidriera modernista figurativa, con una acentuada simplificación de las formas y una potenciación de las texturas y el cromatismo de los vidrios.

LAS COLONIAS INFANTILES, POSIBLES CAUSANTES DE LOS DAÑOS

El uso del parque como zona de colonias infantiles podría haber sido lo que provocara los mayores daños en las vidrieras, observándose en las fotografías previas al desmontaje cómo estaban los plomos doblados, prácticamente perdidos los vidrios de las zonas inferiores y algunos de los vidrios rotos por impactos. Desde entonces los paneles permanecieron embalados a la espera de su restauración.

Su estructura presentaba alteraciones causadas por la oxidación del hierro, con filtraciones de agua y problemas de biodeterioro. Sólo con su saneamiento ha sido posible recolocar las vidrieras restauradas en su ubicación original.

A partir de 2011, las direcciones generales de Medio Ambiente y Cultura de Gobierno de Navarra comenzaron a dar los primeros pasos de esta compleja y ambiciosa intervención.

También se ha rehabilitado la estructura de la marquesina de hierro forjado adosada a la ermita, una tarea realizada por la iniciativa del Parque Natural de Bertiz.