El parkinson será la enfermedad más común en 2040

NATV
-

La Asociación Navarra de Parkinson ha advertido de que dentro de 20 años, en el año 2040, el parkinson será la enfermedad grave más común, por lo que ha demandado mayores recursos para su investigación.

El parkinson será la enfermedad más común en 2040 - Foto: Archivo NATV

Además, la Asociación Navarra de Parkinson ha apostado por "un mayor conocimiento social de esta patología", ya que, según ha indicado, "conocerla es el primer paso para combatirla". Con motivo del día mundial de la enfermedad celebrado el pasado 11 de abril, Anapar presentó la campaña de sensibilización 'En 2040 el parkinson será la enfermedad grave más común. Conocerlo es el primer paso para combatirlo', que pone en marcha junto a la federación estatal y el resto de asociaciones autonómicas. Con esta iniciativa quieren "concienciar a la sociedad sobre la prevalencia del parkinson en la actualidad y la repercusión que tendrá en un futuro no tan lejano". También pretenden informar al conjunto de la sociedad de los otros síntomas de la enfermedad como depresión o trastorno de sueño, más desconocidos que el típico temblor y que en ocasiones retrasan el diagnóstico.

EL PARKINSON ES LA SEGUNDA ENFERMEDAD EN PREVALENCIA DESPUÉS DEL ALZHEIMER

El parkinson es una enfermedad neurodegenerativa que afecta al sistema nervioso central de manera crónica, progresiva e invalidante. Actualmente sin cura, es la segunda enfermedad neurodegenerativa en prevalencia después del alzheimer y se estima que afecta a unas 2.000 personas en Navarra, más de 160.000 personas en España y 7 millones en todo el mundo. Los últimos estudios la sitúan como la patología con mayor crecimiento afectando en 2040 a 12 millones de personas en todo el mundo.

En este sentido, la directora de Anapar, Sara Díaz de Cerio, ha puesto de manifiesto que "el envejecimiento de la población, los hábitos de consumo e incluso los factores ambientales están haciendo más presente el parkinson, lo que no sólo supone un incremento de personas afectadas sino también mayores costes sociales y sanitarios para las familias y para los sistemas de salud".

Sin embargo, ha lamentado que "esta mayor presencia de la enfermedad no va ligada a un mayor conocimiento de sus síntomas, lo que en ocasiones lleva a que la persona afectada no acuda al médico y el diagnóstico se retrase. "Un diagnóstico rápido tiene un doble beneficio para la persona afectada, que no sólo responde mejor a los medicamentos, sino que termina con la incertidumbre de no saber qué le pasa y puede enfrentarse a ella en mejor estado de salud", ha enfatizado.

A su juicio, el parkinson "sigue siendo una enfermedad muy desconocida e invisible, por lo que en ocasiones no se le da la suficiente importancia". Y ha remarcado que "como dictan los últimos estudios, el número de personas afectadas se multiplica y es necesario promover la investigación, además de campañas de sensibilización".