Ictus, la primera causa de mortalidad en mujeres en Navarra

NATV
-

El ictus es la primera causa de mortalidad en mujeres y la segunda en hombres en Navarra, según el Instituto Navarro de Salud Pública y Laboral de Navarra (INSPL).

Con motivo de la celebración este martes del Día Mundial del Ictus, el Ejecutivo ha informado de que el Registro Ictus Navarra, que se creó en febrero ha registrado en estos ocho meses el ingreso en la Unidad de Ictus de 722 pacientes de los que, previamente, 526 habían sido valorados en el Servicio de Urgencias como códigos ictus.

En líneas generales, se calcula que de todos los que han sobrevivido al ictus, un 25 % no tiene secuelas, un 50 % permanece con secuelas moderadas pero puede realizar vida independiente y un 25 % queda con secuelas severas.
Ictus, primera causa de mortalidad en mujeres en NavarraIctus, primera causa de mortalidad en mujeres en Navarra - Foto: ALENTO
Estas secuelas pueden ser motoras, cognitivo-conductuales, sensoriales o del equilibrio, así como afectación emocional y con frecuencia pueden causar depresión.

El ictus es un problema de salud causado por una alteración repentina del flujo sanguíneo al cerebro, bien por obstrucción de una arteria por un trombo (ictus isquémico) o bien por ruptura de un vaso sanguíneo produciendo una hemorragia (ictus hemorrágico), lo que origina un daño cerebral, a menudo de forma permanente. Al global de la enfermedad se le denomina enfermedad cerebrovascular.

El pronóstico viene determinado sobre todo por la localización y extensión de la lesión cerebral, el estado previo de la persona y la respuesta al tratamiento.

Según apuntan los expertos, el factor pronóstico más importante para que estos tratamientos sean más eficaces es el tiempo transcurrido desde que se produce la enfermedad, por lo que se requiere de una atención ultra rápida y coordinada dentro de una cadena asistencial en la que intervienen profesionales de Urgencias-Emergencias Extrahopitalarias, Urgencias Hospitalarias, Neurología, Radiología y Neurorradiología Intervencionista.

La gran mayoría de los ictus en Navarra son derivados al CHN e ingresan en la Unidad de Ictus del Servicio de Neurología.

Navarra cuenta con un protocolo de actuación consensuado conocido como Código Ictus que protocoliza la cadena de asistencia multidisciplinar y desde hace años se administra el tratamiento farmacológico intravenoso en la misma sala donde se realiza el scanner cerebral.

El proceso de neurorrehabilitación comienza ya en el ingreso en la Unidad de Ictus, por parte del Servicio de Rehabilitación.

En las lesiones moderadas o graves, la mayor parte de la recuperación, según explican, se experimenta en los tres primeros meses tras el ictus, de la ahí la importancia de la intervención en esta fase. La recuperación prosigue de manera más lenta hasta al menos los seis meses y algunos pacientes continúan recuperándose durante todo el primer año.

En esa fase también son fundamentales las terapias de adaptación y aprendizaje de recursos para la vida diaria (terapia ocupacional ), así como las terapias dirigidas a los trastornos psicoemocionales y cognitivo-conductuales y el apoyo a las familias y el entorno.

Algunos de los síntomas que pueden indicar que se esté sufriendo un ictus consisten en la aparición de manera brusca de desviación de comisura bucal, parálisis total o parcial u hormigueo de una parte del cuerpo, o bien la pérdida total o parcial de la visión, trastornos del habla o de la comprensión del lenguaje o dolor de cabeza brusco e intensísimo.

Ante ellos, aunque se presenten de manera transitoria o breve, es importante acudir inmediatamente a Urgencias.

Las recomendaciones de prevención de la enfermedad se centran fundamentalmente en adoptar una dieta rica y saludable, baja en grasas y sal, realizar ejercicio moderado, controlar el peso, la tensión arterial, el colesterol y la glucemia, no fumar, consumo moderado de alcohol y consultar al personal facultativo si se sienten palpitaciones.

Al respecto la doctora Aymerich llama la atención sobre la arritmia cardíaca llamada fibrilación auricular, el tipo "más común de trastorno del ritmo cardíaco, y causa del 20 % de todos los ictus isquémicos que se producen en Navarra".

Según el estudio OFRECE, la fibrilación auricular afecta al 4,4 % de la población española, y se espera que esta cifra se duplique al menos en los próximos 50 años.

El síntoma más frecuente son las palpitaciones, sin embargo, en muchas ocasiones no produce ningún síntoma, por lo que es importante que en las personas de riesgo (hipertensas, diabéticas, de edad avanzada, con cardiopatías) se hagan un chequeo de la frecuencia cardíaca y un electrocardiograma periódico.

En el Día Mundial del Ictus, el Complejo Hospitalario de Navarra acoge una jornada informativa en la que se realizan controles de glucemia y tensión arterial, peso y perímetro abdominal y se ofrecen consejos de educación sanitaria individualizados, talleres de ejercicio saludable y exploraciones doppler (estudio de la circulación arterial cerebral).