Se estudian posibles usos para el solar de Argal y Tallunce

NATV
-

El Ayuntamiento estudia los usos que podría tener el solar que ha quedado libre tras el derribo de los edificios industriales abandonados situados en la avenida de Aróstegui, 24 y que fueron la sede de la antigua fábrica de Argal y de Tallunce.

Se estudian posibles usos para el solar de Argal y Tallunce - Foto: Ayuntamiento de Pamplona

Entre las opciones que se barajan se encuentra convertirlo en aparcamiento disuasorio provisional, ya que se sitúa en la entrada Sur de la ciudad y cuenta con paradas de transporte público de autobuses en las cercanías.

Así, además de quedar la zona saneada y mejorada en su imagen, se dotará al espacio de una utilidad mientras se realiza la urbanización y se ejecuta su desarrollo final.

Esta información ha sido aportada en el Consejo de Gerencia de Urbanismo celebrado este miércoles, una reunión en la que se ha conocido el pago de dos facturas y la modificación del contratado de derribo al haber aparecido durante la demolición unos sótanos de los que no se tenía constancia. 

Adjudicados por un importe de 153.827 euros (IVA no incluido), los trabajos han tenido un coste final de 191.148 euros (IVA no incluido), ha informado el consistorio en una nota.

El solar se encuentra dentro del ámbito que gestiona el Consorcio Alta Velocidad-Comarca de Pamplona (TAV). 

De acuerdo al convenio firmado por el Consejo en el que se encuentran representadas todas las entidades participantes, del coste de la realización de los derribos, corresponde al Ayuntamiento de Pamplona una aportación de un 30,77 %, el mismo porcentaje que al Gobierno de Navarra, al Ayuntamiento de Zizur Mayor un 23,08 % y a la Cendea de Cizur un 15,38 % del total.

Dado que los edificios y sus dependencias se encontraban en una mala conservación, estado insalubre y con zonas muy dañadas por actos vandálicos y suponían un riesgo para las personas, se decidió en el consejo del Consorcio adelantar el derribo a las obras de urbanización y que el Ayuntamiento se encarga de llevar a cabo las actuaciones y costeara los trabajos. 

Posteriormente, ese coste será repercutido entre los miembros del Consorcio en las anualidades de 2019, 2020, y 2021.