Tres veces más azúcar de lo recomendado

SPC
-

Los españoles consumen en exceso esta sustancia edulcorante de forma inconsciente a través de productos ultraprocesados como refrescos, bollería, salsas o precocinados

Tres veces más azúcar de lo recomendado

Cuando se piensa en azúcar se suele mencionar las dos cucharillas que se echan al café y poco más, sin embargo el consumo de esta sustancia está mucho más generalizado de lo que se cree. Tal es así que los españoles consumimos casi el triple de azúcar, 71,5 gramos diarios, de la ingesta recomendada por la Organización Mundial de la Salud (OMS), que lo sitúa en 25 gramos, según la encuesta Anibes, de la Fundación Española de Nutrición. 
«La gente se excede en la cantidad de azúcar pero de manera inconsciente, de forma oculta, y no es consciente del daño que está sufriendo. El verdadero problema está en los productos ultraprocesados, que contienen gran cantidad de azúcar añadido, como los zumos industriales, los refrescos azucarados, salsas o precocinados», señaló ayer el nutricionista Carlos Ríos, uno de los autores del manifiesto Por un consumo responsable de azúcar, impulsado por DKV Salud. 
El azúcar y su alto consumo son «uno de los mayores quebraderos de cabeza» de los organismos de salud pública a nivel nacional y mundial. Este exceso está vinculado a múltiples afecciones de salud, como obesidad, diabetes tipo 2 o enfermedades cardiovasculares. Sin embargo, y tal y como puntualizaron los expertos participantes en el documento, «generalizar y declarar que el azúcar es siempre malo puede llevar a conclusiones reduccionistas». 
En este sentido, el texto recuerda que el verdadero problema se sitúa en los azúcares añadidos de alimentos, como la bollería industrial, y que tienen múltiples nombres: jarabe de maíz, dextrosa, fructosa, glucosa, sacarosa o lactosa. Por ello, los especialistas apuestan por reducir el consumo de estos ultraprocesados y volver a la comida real, que Carlos Ríos engloba en verdura, patatas, aceite de oliva, legumbres, frutas, huevos o frutos secos. 
«El azúcar natural de la fruta no es peligroso, sino todo lo contrario», explicó el nutricionista, que pretende divulgar los riesgos, causas y consecuencias del consumo abusivo de azúcar y, además, promover una alimentación responsable para «cambiar hábitos» en la sociedad. 
QUÉ HACER. Ante esta situación, el documento recoge un decálogo de propuestas para reducir el consumo de azúcar entre la población, tanto a través de políticas de salud como a nivel personal. Entre ellas, fomentar la alimentación saludable desde la escuela, limitar la publicidad de los ultraprocesados a menores, establecer impuestos a las bebidas azucaradas, restringir la venta de alimentos insalubres en lugares públicos y educativos, o promover un etiquetado «más claro y sencillo, con advertencias de consumo habitual».