Rubén García se entrena con el grupo y jugará en Cádiz

Gonzalo Velasco
-
Rubén García se entrena con el grupo y jugará en Cádiz - Foto: C. A. Osasuna

Los rojillos dependen de sí mismos para certificar el ascenso a Primera. Si ganan el domingo, ya serán equipo de la máxima categoría. Si no, deberán esperar al Granada- Albacete del lunes.

Nadie se quiere perder el partido del domingo en Cádiz donde Osasuna puede certificar su ansiado retorno a la máxima categoría del fútbol español. El último en sumarse es Rubén García, intervenido de un absceso en un glúteo hace casi dos semanas; lo que le impidió jugar en Alcorcón. Sin embargo, el parón le ha venido muy bien y estará disponible para Arrasate. El jugador apura los que pueden ser sus últimos minutos como rojillo pues su gran temporada puede hacerle volver al Levante o que éste negocie un traspaso, del cuál Osasuna recibiría la mitad del importe. Rubén García es el máximo asistente del equipo y tercer goleador.

David García se retira del entrenamiento

El central abandonaba la sesión en Tajonar antes de tiempo. Una medida de precaución para con el futbolista navarro en vista de la baja del otro baluarte del eje de la zaga: Unai García. Éste fue operado con éxito el viernes de la rotura del ligamento cruzado anterior de su rodilla izquierda. Aridane se postula para cubrir su vacante frente a su exequipo. El canario cumple su segunda temporada en Pamplona a donde llegó previo pago de un millón y medio de euros de su cláusula de rescisión al conjunto gaditano. Titular en su primera campaña, en ésta ha tenido menos protagonismo debido al gran nivel de sus compañeros. No obstante, va a tener la oportunidad de participar en el partido que le puede dar a Osasuna el ascenso.

Osasuna volvía este lunes al trabajo tras disfrutar de cuatro días de fiesta. Los jugadores retornaron el domingo a Pamplona pues fueron citados por la entidad ante la posibilidad de un hipotético ascenso si el Rayo Majadahonda ganaba al Albacete. Algo que finalmente no ocurrió.

Osasuna depende de sí mismo

Tras disfrutar de la jornada por televisión, los rojillos son conscientes de que dependen de sí mismos para certificar el ascenso a Primera división. Una victoria en Cádiz lo confirmaría matemáticamente. El vestuario no quiere esperar al lunes donde Granada y Albacete se verán las caras a las nueve de la noche.