Resuenan las campanas de las iglesias contra el coronavirus

NATV
-

Las campanas de las iglesias se han escuchado este mediodía en diferentes puntos de la Comunidad Foral en respuesta a una invitación de la Conferencia Episcopal Española para mostrar así solidaridad con las víctimas del coronavirus.

En concreto, la Conferencia Episcopal Española (CEE) ha invitado a todas las diócesis a que hagan sonar las campanas de las iglesias y los templos a la hora del Ángelus, rezo que tiene lugar a las 12 del mediodía.

En un comunicado, la CEE ha explicado que con este gesto quieren hacer llegar a las personas que "sirven y trabajan la ayuda del Señor y el agradecimiento de la Iglesia" e invitar a orar a las personas que permanecen en casa.
Resuenan las campanas de las iglesias contra el coronavirusResuenan las campanas de las iglesias contra el coronavirus
"En estos días de singular y dolorosa experiencia ciudadana y eclesial, a la que nos ha llevado la pandemia del coronavirus, la Iglesia Católica está llamada a ofrecer sus recursos en favor de los afectados", explica el comunicado.

Así, los obispos de la Conferencia Episcopal proponen que a las 12 del mediodía suenen las campanas de las iglesias y templos para mostrar su agradecimiento y solidaridad y rezar por los enfermos contagiados por el virus, por sus familiares, por quienes están en cuarentena y por otros enfermos que ven afectada su atención por la prioridad de atajar la pandemia.

También piden a los católicos que recen por los trabajadores de todos los Centros y Servicios Sanitarios y por los Equipos de Emergencias, de Protección Civil y Fuerzas de Seguridad del Estado.

Recuerdan a las personas que están viviendo esta situación de emergencia en soledad y a quienes carecen de hogar o de lo imprescindible para vivir, además de las personas de riesgo: niños, mayores y enfermos crónicos.

En este rezo del Ángelus, piden que no se olvide tampoco a los padres, madres, abuelos y educadores, a los Equipos de Pastoral de la Salud y los voluntarios, a las autoridades públicas y a los sacerdotes y monasterios de vida contemplativa y consagrada, "que con su oración y entrega siguen dando esperanza a todos los ciudadanos".