Acusan a Toquero de "poner en riesgo" una operación policial

NATV
-

Arasti acusa al alcalde de Tudela de "poner en riesgo" una operación policial contra empadronamientos masivos en Navarra

Acusan a Toquero de "poner en riesgo" una operación policial - Foto: NATV

El delegado del Gobierno en Navarra, José Luis Arasti, ha acusado al alcalde de Tudela, Alejandro Toquero, de "poner en riesgo" una operación policial que investiga una serie de empadronamientos fraudulentos de inmigrantes irregulares en alrededor de seis localidades de la Comunidad foral, la mayoría de la Ribera.

La operación continúa abierta y, hasta ahora, se ha saldado con un detenido el pasado mes de septiembre acusado de un presunto delito de favorecimiento de la inmigración irregular, al permitir supuestamente el empadronamiento de, al menos, dos personas que estaban en situación irregular en el país. Un documento con el que habían accedido a un permiso de residencia. La vía penal contra el detenido ha sido sobreseída y se abrirá ahora la vía administrativa.

En una rueda de prensa en la que ha dado cuenta de este operativo policial, Arasti ha arremetido contra la comparecencia ofrecida la semana pasada por el primer edil de Tudela en la que informaba de esta investigación contra los empadronamientos masivos. El delegado del Gobierno ha criticado que ni Delegación ni Policía Nacional tenían conocimiento de esta comparecencia y ha reprochado la "falta de rigor" en algunos de los datos ofrecidos en ella.

En este sentido, ha afirmado que en algunas informaciones facilitadas por Toquero "se dan por hechas cosas que todavía en la investigación no se han concretado", haciendo referencia en concreto a que "a fecha de hoy ni tan siquiera se ha constatado que ninguna de las personas empadronadas hayan sido perceptoras de ningún tipo de ayudas sociales".

No obstante, en caso de que así fuera, ese dinero podría ser reclamado por la vía judicial, ha explicado Arasti, que ha añadido que "si se demostrara que una persona ha estado en situación regular en España a través de un procedimiento irregular, como el que se investiga", esa documentación podría ser anulada.

"Se ha puesto en riesgo el resultado de una operación policial y el trabajo de muchos meses de los agentes de Policía Nacional", ha censurado Arasti, que ha resaltado que "con una operación policial abierta desde hace casi un año, es del todo irresponsable alertar de unas investigaciones que, todavía sin concluir, pueden poner sobre aviso a unas personas que estén actuando de un modo ilícito".

Para el delegado del Gobierno, se trata de "un caso evidente de oportunismo político con el único fin de sacar rédito a una cuestión que debería estar fuera de todo debate político". Ha considerado que "debería primar el trabajo policial y la coordinación entre los cuerpos", que deben ser "quienes marquen los tiempos para que nada entorpezca las operaciones policiales, sigan su curso y lleguen a buen fin".

"Cuando se ocupa un cargo de responsabilidad institucional hay que ser especialmente cuidadoso tanto con las acciones que se emprenden como con las declaraciones que se realizan", ha remarcado Arasti, que ha opinado que "la lealtad institucional debe estar por encima de cualquier interés partidista o personal".

Asimismo, Arasti ha resaltado que la responsabilidad del padrón es del Ayuntamiento de Tudela con lo cual, ha subrayado, es el Consistorio el que debe "establecer los mecanismos de control para evitar que se produzcan estos empadronamientos masivos".

Operación iniciada en enero

Según ha explicado José Luis Arasti, Policía Nacional inició esta operación en el mes de enero al recibir la alerta de que se podrían estar produciendo "empadronamientos masivos" en distintos domicilios de Navarra, en algunos de los cuales había "hasta 20 personas empadronadas", todas ellas extranjeras y, en algunos casos, en situación irregular. La mayoría de estas personas no residían en estos domicilios y, en algunos casos, tampoco residían en España.

En ese momento, el cuerpo policial solicitó información al padrón municipal de Tudela y detectó a un individuo que había dado de alta a 162 personas en su domicilio desde julio de 2017. En el momento de acceder a estos datos, 58 personas seguían empadronadas en este domicilio pero la mayoría no pudieron ser localizadas por los agentes.

Sí se pudo tomar declaración a varias de estas personas que confirmaron que habían pagado entre 50 y 300 personas a un sujeto que las acompañaba a las oficinas municipales, aportaba la documentación requerida y realizaba todas las gestiones necesarias para hacer efectivo ese empadronamiento.

Según ha explicado Arasti, en estos momentos hay otros 29 expediente más abiertos a personas empadronadas de manera irregular. Igualmente, se han detectado otros domicilios donde se ha observado empadronamientos "irregulares porque exceden a lo que es habitual en una vivienda".