Un gol de Toni, deja al Izarra a un paso de la permanencia

Juan Andrés Pastor
-
El vestuario del Izarra celebra la victoria - Foto: @cd_izarra

0
Gernika
1
Izarra
El gol, que llegó en el minutos 82, hizo justicia a un Izarra que supo sufrir sin perder la esperanza. Dos paradas de Iricibar y el acierto de Toni obligan a los de Estella a ganar al Oviedo para celebrar la permanencia en Merkatondoa.

Diego Martinez sigue invicto al frente de un Izarra al que entrena desde hace seis jornadas, sumando así dos victoria y cuatro empates, consiguiendo diez de los dieciocho puntos posibles. Con esta victoria los de Estella se salvan del descenso directo, al que dejan a ocho puntos, tienen la promoción a tres, se colcocan décimo cuartos y meten por enmedio al Arenas de Getxo, si ganan en la proxima jornada al Oviedo B, Merkatondoa será una fiesta para celebrar la permanencia.

 

A pesar de que la primera ocasión llevó la firma del conjunto local, con un córner que apenas generó inquietud, pronto quedó de manifiesto que era el Izarra quien más tenía que ganar en el partido y lo demostró Sagües con un potente disparo desde el costado derecho que obligó a lucirse a Diego quien pudo, con no pocos apuros, solventar la situación. Sin apenas alcanzar el minuto diez, ya quedaban claras las intenciones. Poco después una falta sobre Deivid volvía a llevar el peligro a las inmediaciones del área vizcaína. Poco a poco el Gernika pudo sacudirse el dominio navarro, lo que obligo a incrementar el trabajo defensivo. Ese empeño costo la primera tarjeta del encuentro para  Deivid. A los pocos minutos tuvo que ser Hinojosa quien, aplicado en tareas defensivas, se interpuso entre el balón y el delantero después de una buena jugada de los locales. En el posterior saque de esquina el disparo de Koldo estuvo a punto de inaugurar el marcador, pero el balón salió rozando el poste. Al filo de la media hora el Gernika dispuso de otra gran ocasión pero la vaselina de Enziondo no encontró puerta. El conjunto vasco había acumulado hasta tres claras ocasiones por lo que el Izarra dio un paso adelante y a punto estuvo de anotar aprovechando una salida en falso del portero, pero Laborda no estuvo preciso. En apenas media hora el partido ya se había convertido en un auténtico toma y daca que no beneficiaba a ninguno de los contendientes. Bien es cierto que los pupilos de Diego Martínez podían pescar en río revuelto, pero a la vez cabía la posibilidad de ahogarse antes de tiempo.

A la espera de saber quién iba a hacerse con el mando y con el ritmo, apareció el de siempre para procurar oxígeno a su equipo; Julio Iricibar, en el minuto treinta y siete, volvía a firmar una de las paradas de la jornada, en un mano a mano con Enziondo, dejando una gran oportunidad en un saque de esquina que se sacó sin mayores consecuencias. Con poco más se alcanzaba el descanso en un partido abierto, plagado de ocasiones para ambos conjuntos y sin un claro dominador.

La segunda parte comenzó emulando la primera con otro zapatazo de Carlos Sagües a los cinco minutos, que pudo ser despejado por la defensa local. El Izarra no quiso tardar en reafirmar las intenciones de hacerse con una victoria que podía consolidar su permanencia. Inmediatamente después el capitán estellés conseguía llegar hasta la línea de fondo para poner el pase de la muerte en busca del remate de Laborda, pero de nuevo la defensa muy atenta conseguía interponerse y despejar el esférico por la línea de fondo. En estos primeros minutos de la segunda parte el Izarra conseguía imponer su ritmo, ejerciendo un dominio que obligaba a su rival a dar un paso atrás y a emplearse con mayor contundencia. Futo de ese trabajo defensivo era Enziondo quien veía la tarjeta amarilla cuando se estaba a punto de alcanzar la hora de partido. Los navarros hacía varios minutos que habían decidido adelantar la línea defensiva y en un balón a la espalda de los centrales, Cabrera no tuvo más remedio que cortar en falta un intento de contrataque por lo que se convertía en el tercer jugador amonestado del partido. A falta de tan solo un cuarto de hora, Diego Martínez introdujo el primer cambio al confiar en Toni el trabajo que hasta el momento había realizado Deivid. El dibujo táctico no sufría variación alguna. Ni Gernika ni Izarra parecían contentarse con la igualada. Con ese resultado los vizcaínos confirmaban su descenso y los estelleses se veían obligados a ganar alguno de los tres partidos restantes. Al duelo le quedaban todavía minutos para alcanzar objetivos mayores y para ello era necesario arriesgar un poco más, apostar el todo por el todo pero no desguarecer la línea defensiva, ya que el castigo podía ser muy cruel, estando, como estábamos a menos de diez minutos para alcanzar la cuenta de los noventa minutos. Y de nuevo era el guardameta Julio Iricibar quien, después de haber asistido como un espectador más durante toda la segunda parte, volvía a salvar a su equipo con una intervención magnífica, de nuevo, ante Enziondo., en la ocasión más clara del Gernika. Cinco minutos más tarde el que resultaba providencial era Cabrera para llegar en la ayuda de Iricibar cuando Etxabe encaraba al portero estellés. El Izarra comenzaba a pedir la hora por lo que llegaba la segunda sustitución que permitía dar minutos a Endika en detrimento de Valdo. El cambio evidenciaba la intención de amarrar un resultado, que sin ser el mejor, a estas alturas convenía asegurar.  Pero cuando el Izarra parecía apostar por un esquema más conservador, es cuando tuvo la oportunidad más clara con un lanzamiento al poste por parte de Toni García. El disparo lejano del extremo blanquiazul a punto estuvo de convertirse en el gol de la jornada, solo el poste izquierdo de la meta defendida por Diego lo pudo impedir. En la siguiente jugada era el otro extremo visitante, Sagües, quien ponía a prueba al portero vasco con un nuevo disparo que no pudo sorprender al cancerbero. A la tercera llegaba la vencida con el acierto de Toni que, por fin, permitía celebrar un gol en Urbieta que prácticamente valía la permanencia. Aún quedaban por delante nueve minutos, además del tiempo añadido, pero el mazazo para los vizcaínos les dejaba sin reacción alguna. El Izarra echó entonces mano del manual del equipo visitante y decidió que para el tiempo que restaba no merecía la pena seguir jugando. Primero el cambio de Laborda por Albisu, después una interrupción y luego una queja fue suficiente para dejar que el partido expirara, Aún se “jugaron” cuatro minutos más en los que el Gernika dispuso de un saque de esquina en el que hasta el portero subió en busca del remate sin éxito alguno.

El pitido final liberaba toda la tensión vivida en el césped para convertirla en una descorche de alegría que celebraba una victoria que deja al conjunto estellés muy cerquita de la salvación, le hace ganar un puesto en la tabla dejar al equipo de Irún en puesto de promoción a tres puntos y adelantar al Arenas de Gexto para ser décimo cuartos a falta de tres jornadas y a la espera de recibir el próximo fin de semana al Oviedo B en un partido que puede suponer la consecución matemática de la  permanencia en segunda b.

 

Gernika: Diego, Koldo, Ander (m 80 Garmendia), Gorka, Carracedo, Torrealdai, Guarrotxena, Parra, Etxabe, Abaroa, Enziondo.

Izarra: Iricibar, Eguaras, Eneko, Cabrera, Casado, Cisneros, Sagües, Hinojosa, Deivid (m 65 Toni), Valdo (m 78 Endika), Laborda (m 89 Albisu).

Árbitro: Román Román del colegio castellano leonés ayudado en las bandas por Rodríguez Pérez y Sánchez Yustes. Mostro tarjetas amarillas a Deivid y Cabrera por el Izarra y a Enziondo y Torrealdai por los locales.

Goles: 0-1 Toni García. m 82