Lambert inicia su desconexión

Agencias
-
Lambert inicia su desconexión - Foto: PHOTOPQR/L'UNION DE REIMS

Los médicos anuncian la finalización de la alimentación e hidratación artificial del paciente en estado vegetativo tras la autorización de Francia de detener su tratamiento

El equipo médico que trata al tetrapléjico francés Vincent Lambert, en estado vegetativo desde hace más de 10 años, iniciará el proceso para retirarle la alimentación e hidratación artificiales que lo mantienen con vida a partir de este martes.
El gabinete del letrado Patrice Spinosi, que representa a la mujer de Lambert, señaló que el hospital tomó la decisión el viernes por la tarde, el mismo día en que el Tribunal Supremo de Francia reabrió la vía para poder detener su tratamiento. "Estamos muy contentos", dijo la defensa de Rachel Lambert, que lleva años enfrentada judicialmente a los padres de su marido, católicos conservadores que se oponían a dejarle morir. 

 

Un caso de gran expectación

El Tribunal de Casación de Francia, la más alta instancia judicial del país, autorizó la semana pasada el inicio de la desconexión de Lambert, un enfermero de 42 años en estado vegetativo desde 2008 por culpa de un accidente de tráfico.
El fallo revocaba así la sentencia del Tribunal de Apelaciones de París, que se pronunció en mayo contra la desconexión de la máquina que mantenía con vida al paciente, quien se ha convertido en símbolo de la campaña por la muerte digna en el país europeo. Sin embargo, la polémica residía en que el tretapléjico no había dejado por escrito un testamento vital donde se especificaran sus deseos, lo que enfrentó a su familia sobre la pertinencia o no de mantenerlo con vida. Su mujer e hijos estaban de acuerdo con la decisión del equipo médico de desconectarle, mientras que los padres y dos de sus hermanos han agotado las vías judiciales para impedir que se detengan los cuidados que lo mantienen con vida. En un mensaje público en mayo, los padres se dirigieron al presidente, Emmanuel Macron, pidiéndole que "impida" que los médicos dejen morir a su hijo retirándole los alimentos y la sedación. 
La eutanasia es ilegal en Francia, si bien una legislación aprobada en 2016 permite a los médicos poner a los pacientes en estado terminal en un estado de sedación profunda y continuada hasta su muerte.