Zancadas 'sanfermineras' para que 600 niños sean apadrinados

NATV
-

La Fundación Juan Bonal participa en la grabación de vídeos para dar a conocer el proyecto 'Una carrera por la solidaridad'. Con el recorrido del encierro como referencia, se pretende conseguir que 600 niños sean apadrinados.

El veterano presentador de encierros, Javier Solano, y Luis López, Director de Marketing de Fundación Juan Bonal, han presentado esta iniciativa con el objetivo de presentar un paralelismo entre el popular encierro de san Fermín y la misión Elsie Gaches que atiende Fundación Juan Bonal en Manila (Filipinas).

Allí, se acoge a  más de 600 niños con discapacidad y con esta iniciativa se busca participar en una carrera solidaria para conseguir que todos ellos sean apadrinados.

EL PROYECTO

Zancadas ‘sanfermineras’ para que 600 niños sean apadrinados
Zancadas ‘sanfermineras’ para que 600 niños sean apadrinados - Foto:

La ONG ha establecido ocho puntos de similitud con los encierros de San Fermín:

1-La plegaria.

Invitados por Javier Solano, los niños y niñas de Elsie Gaches cantan al santo en tagalo (lengua nativa filipina). En los talleres de la misión, realizan elementos decorativos con “canutillos” de papel de periódico con los que, convenientemente amarrados rogarán al santo patrón para que les conceda un padrino o madrina.

2-Cuesta de Santo Domingo.

Una cuesta en la que los mozos y los toros están frescos y desarrollan una enorme fuerza para subir con rapidez. Los niños y niñas de Elsie Gaches normalmente no pueden moverse, necesitan rehabilitación para disfrutar de una vida lo más digna posible.

3-Por el Ayuntamiento.

Uno de los pabellones, Juan Bonal, es quizás el más duro. Aunque los veamos adultos, la mente de nuestros “pequeños” no supera los 7 meses. Precisamente, por ser el ayuntamiento espacio de representación, otros navarros han visitado la misión, como el cantante Serafín Zubiri, el escultor Carlos Ciriza o el fotógrafo Enrique Pimoulier.

4-A trompicones por Mercaderes.

Es una de las zonas más complejas del encierro y donde se reclaman múltiples servicios médicos. En Elsie Gaches no hay encierro, pero gran parte de los chicos y chicas necesitan atención clínica y tratamiento médico para resolver diferentes enfermedades muchas de ellas crónicas. Javier Solano puso el pañuelo de san Fermín a la doctora Laso, responsable del servicio médico.

5-En la Estafeta.

En este tramo de la carrera hacen falta fuerzas para seguir adelante. En las cocinas de la misión se preparan diariamente 300 kilos de arroz, 70 de carne y 70 de pescado. Cocinar cada día para 600 chicos y chicas requiere su esfuerzo y Javier, con su pañuelo rojo al cuello pudo comprobarlo en los fogones.

6-Telefónica.

El tramo de Telefónica recuerda lo que es la comunicación. Muchos de los niños son abandonados. Ellos desconocen quiénes son sus padres, su única familia es la que encuentran en la misión. Las Hermanas nunca “comunican”, siempre tienen abierto su corazón para ellos.

7-El Callejón.

Es la penúltima parte del recorrido. A veces está tapado, se forman los clásicos montones. Acompañando a nuestros peques se ve que ellos no tienen ningún montón delante, se ve que ellos tienen un callejón con salida y es que los montones solamente existen en la mente, no en la discapacidad.

8-En la plaza.

Se ha llegado a la plaza y ven que algunos ya están apadrinados y otros buscan a sus padrinos y madrinas. Javier y la Hermana Savita, directora del centro, ponen a los niños el pañuelo de la solidaridad.

618 NIÑOS CON DISCAPACIDAD ATENDIDOS POR OCHO HERMANAS DE LA CARIDAD

La misión acoge a 618 niños y niñas con discapacidad. Es atendida por 8 Hermanas de la Caridad de Santa Ana quienes gestionan a 180 empleados entre los servicios de cocina, lavandería, limpieza, enfermería, medicina, farmacia, terapistas, psicólogos y seguridad. A diario se cocinan 300 kilos de arroz, 70 de pescado y 70 de carne. La enfermería prepara cientos de bolsas de medicamentos para la atención que requiere cada caso clínico. Se puede apadrinar a un niño o una niña de Elsie Gaches por tan solo 150 euros al año.