La exaltación del franquismo, delito en el nuevo Código Penal

Agencias
-

Lastra justifica la decisión porque es necesario que en democracia no se homenajee a tiranos ni dictadores e insta a mirar al pasado con «memoria y justicia» en recuerdo de la víctimas

La exaltación del franquismo, delito en el nuevo Código Penal - Foto: Marta Fernández Jara

El Gobierno prevé cumplir la promesa electoral de Pedro Sánchez y tipificar como delito, en su propuesta de reforma del Código Penal, la exaltación del franquismo. La número dos del PSOE, Adriana Lastra, reconoció ayer que aunque  no ha visto aún el borrador de la reforma del Código Penal, un proyecto en el que está trabajando el Ministerio de Justicia que dirige Juan Carlos Campo, el texto incorporará como delito la exaltación del franquismo. «En democracia no se homenajea ni a dictadores ni a tiranos», justificó la socialista.
«Exhumaremos a las víctimas que aún yacen en las fosas comunes, retiraremos la simbología franquista que aún queda en lugares públicos y reformaremos el Código Penal para que la apología y la exaltación del franquismo sean al fin un delito», anunció la vicesecretaria general y portavoz del PSOE en el Congreso.
Con esta decisión, se da un salto con respecto al acuerdo de coalición con Unidas Podemos, que se limitaba a prohibir la exaltación y enaltecimiento del franquismo en lugares de acceso público. 
«Solo una minoría privilegiada de quienes nunca sufrieron las consecuencias de querer ser libre en una España que no lo era puede mirar a ese pasado oscuro con nostalgia», denunció. Por ello, instó a mirar a dicho pasado con «memoria y justicia», en recuerdo de «las víctimas de una dictadura terrible que nos arrancó la libertad y sembró dolor».
Respecto a otro tipo de delitos que podrían ser modificados en el Código Penal, Lastra no contestó a la pregunta de si el PSOE está dispuesto a separar la revisión del infracción de sedición de la modificación para incluir el consentimiento expreso como condición para distinguir una agresión sexual de una relación consentida, como prefiere Unidas Podemos.
Lo único que aseguró es que la reforma «no se negocia con los territorios» por lo que lo desligó de la mesa de diálogo pendiente de constituirse entre el Ejecutivo central y el Govern.
Tras la exhumación y el traslado de los restos de Francisco Franco del Valle de los Caídos, el PSOE quiere profundizar en este tipo de iniciativas de calado político.


Relación con Maduro

Las reacciones al anunció de la portavoz del PSOE en la Cámara Baja sobre la penalización  de la apología de la dictadura franquista no se hicieron esperar. Así, desde el PP, la vicesecretaria de Política Social, Cuca Gamarra, afirmó que, «evidentemente, a los dictadores no se les homenajea en una democracia» pero avisó al Ejecutivo de que esa reforma penal se le puede volver en contra por su relación con el «dictador» venezolano Nicolás Maduro.
Por su parte, la portavoz de la Gestora de Ciudadanos, Melisa Rodríguez, pidió al Gobierno de Sánchez que combata a «dictadores vivos» como el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, y no solo a los ya fallecidos, como Franco.
«Me preocupa muchísimo todo el esfuerzo que pone el Gobierno continuamente, no sé si solo para atraer el foco mediático», aseveró.